Todo lo que necesitas saber sobre el trastorno de la disglosia

disglosia

La disglosia recibe también el nombre de dislalia orgánica y consiste en un trastorno del habla que se presenta en mayor proporción en niños que en niñas. Dificulta la correcta articulación de las palabras, por la malformación de los órganos como la lengua, boca, dientes o labios. Todo lo que necesitas saber sobre el trastorno de la disglosia, puedes aprenderlo en este post.

Diagnóstico de la disglosia

Cuando la disglosia no se relaciona con problemas congénitos como el labio leporino, se puede diagnosticar por el médico pediatra o los padres al evidenciar los problemas del niño para articular los fonemas. Por lo general, los niños con disglosia suelen mostrarse retraídos y tímidos. Además, muchos presentan bajo rendimiento escolar.

Tipos de disglosia

Un niño con disglosia, presenta notables problemas en la pronunciación. De acuerdo, al órgano que se encuentre malformado, la afección se clasifica en los siguientes tipos:

Lingual: Se produce por el frenillo corto, malformaciones congénitas o la parálisis. Esto afecta los movimientos de la lengua afectando la buena pronunciación.

Mandibular: Debido a una alteración en la formación de los maxilares. Es ocasionada por disglosia dental o por la supresión de la mandíbula.

Dental: Supone una perturbación en la forma de los dientes. Sus causas son diversas e incluyen una alimentación deficiente, prótesis, ortodoncias y el factor hereditario.

disglosia

Labial: Se da como consecuencia de frenillo, labio leporino y parálisis facial entre otros. Estos trastornos ocasionan falta de fuerza o consistencia en los labios limitando su movilidad.

Palatal: Es una de las más graves pues implican una malformación del paladar óseo. El hueso puede estar perforado, lo que produce que no se puedan articular bien las palabras.

Nasal: Es producto del mal paso del aire hacia los pulmones.

Características de la disglosia

Además de las señales evidentes en el físico, existen otras características menos notables, pero igual de importantes en los niños con disglosia:

disglosia

  1. Problemas psicológicos producto de las limitaciones en el habla.
  2. Dificultad para leer y escribir.
  3. Nerviosismo, ansiedad, depresión.
  4. Ausencia de fluidez verbal.
  5. Problemas cognitivos, lo que deriva en una alta tasa de fracaso escolar.
  6. Prolongación en los sonidos o repetición de las palabras.
  7. Ritmo cardíaco acelerado.
  8. Alteración respiratoria.

Tratamientos para la disglosia

disglosia

El tratamiento dependerá en gran medida del tipo que se padezca. Algunos de los más indicados son:

  • Prótesis.
  • Intervenciones quirúrgicas.
  • Intervención logopédica.
  • Tratamiento psicológico
  • Tratamiento pediátrico y audiología.

¿Cómo tratar el trastorno?

La disglosia no se limita a los trastornos visibles de la lengua, la dentadura y el paladar. Este trastorno tiene repercusión directa con las funciones fisiológicas y motoras del niño. Es decir, un niño con este mal, verá afectada su capacidad de hablar, masticar, regular la voy y respirar.

De allí la importancia de tratarla con un especialista que determine el mejor tratamiento a seguir. Por lo general, los aspectos que se toman en cuenta para aplicar las terapias correctivas son las siguientes: la deglución, la tonicidad, los movimientos de la lengua y los labios y la articulación.

Recomendaciones para tratar a niños con disglosia

disglosia

En vista de que éste problema puede marcar al niño de por vida, la disglosia debe tratarse sin falta una vez diagnosticada. El amor, la comprensión y el apoyo de la familia son  fundamentales para evitar que el niño se cohíba de participar en las actividades de familia o escolares.

En conclusión, la disglosia es un trastorno difícil de superar pero no imposible. Por ello, nunca se debe discriminar o excluir de ciertas actividades a un niño que la padece. Al contrario, cualquier niño debe sentir que esta limitación, no lo exime para disfrutar lo que todos sus demás compañeritos comparten.

Deja un comentario

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
Este formulario recopila tu nombre y correo electrónico para que podamos realizar un seguimiento de los comentarios dejados en la web. Para más información revisa nuestra Política de privacidad, donde encontrarás más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos tus datos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.